"Si nosotros gobernáramos, todos temblarían" (Epilépticos Anónimos)

lunes, 26 de diciembre de 2011

Crisis de ausencia

Es una alteración breve de la función del cerebro, de corta duración (15 segundos), debido a una actividad eléctrica anormal en el cerebro.
Es más común en personas menores de 20 años, aunque el rango de edad dónde ocurren más episodios es entre los 6 y 12 años. 
Pueden ocurrir asociadas a otros tipos de crisis epilépticas, como convulsiones tónico-clónicas generalizadas, espasmos musculares (mioclonía) o la pérdida de repente de fuerza muscular.


Los episodios pueden:
  • Ocurrir muchas veces al día.
  • Presentarse durante semanas a meses antes de que se noten.
  • Interferir con el aprendizaje y el desempeño escolar.
  • Tomarse erróneamente como falta de atención u otro mal comportamiento.
Las dificultades inexplicables en la escuela y los problemas de aprendizaje pueden ser el primer indicio de las ausencias típicas.
Durante la convulsión, el niño puede:
  • Dejar de caminar y empezar de nuevo después de unos segundos.
  • Dejar de hablar en medio de una frase y comenzar de nuevo unos segundos más tarde.
  • La persona por lo regular no se cae durante la convulsión.
Inmediatamente después de la convulsión, la persona por lo regular:
  • Está bien despierta.
  • Está pensando claramente.
  • No es consciente de la convulsión.
Los síntomas de las ausencias típicas pueden abarcar:
  • Cambios en la actividad muscular, como:
    • ausencia de movimiento.
    • torpeza con las manos.
    • temblor palpebral.
    • chasquido de labios.
    • masticación.
  • Cambios en la lucidez mental (estado de conciencia):
    • episodios de mirada fija o ausencias.
    • falta de conciencia de los alrededores.
    • interrupción repentina en el movimiento, el discurso y otras actividades estando despierto.
    • en algunos casos, pueden ser provocados por hiperventilación o luces destellantes.
Las ausencias atípicas comienzan de manera más lenta y duran más tiempo. Los síntomas son similares, pero los cambios en la actividad muscular pueden ser más notorios.
Imprimir

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada